Los consumidores de medios se quejan del morbo, pero lo consumen todos los días

Las más leídasPor Tatta25

Cada semana, las noticias más leídas por los lectores del medio para el que trabajo, ADN Barranquilla, suelen tener los mismo ingredientes: escándalo, violencia, sexo y deportes. Del 6 al 10 de mayo, por ejemplo, la historia de Rosalinda, la travesti que afronta una condena de 60 años, fue vista 22.950 veces. Le siguieron, un artículo que escribí sobre los chicos que practican BMX, con 4.080 clics, y la historia de una madre prostituta, 1.265 clics.

Semanas anteriores el patrón no fue diferente: aquellas historias que despertaban el morbo estuvieron entre las tres más leídas, mientras que los reportes o análisis sobre los problemas administrativos de la ciudad en realidad sumaron poco.

Esta característica se presenta también en el sitio noticioso más leído del país, eltiempo.com. De hecho, a Daniel Samper Pizano le surgieron muchas preguntas, después de analizar las estadísticas de lectura de ese medio la primera semana de marzo de 2011. Como se lee en su artículo, La lechuza derrotó a Gadafi, publicado el 6 de marzo de 2011:

“Fue una semana de importantes sucesos: conflictos en Libia y el mundo árabe, alza en combustibles, crisis política en Alemania y laboral en España… Pero las que destacamos los periodistas como noticias gordas no suelen coincidir con las que interesan a los lectores. Según mediciones electrónicas de eltiempo.com, lo que más atrajo al público esta semana fueron la lechuza pateada en Barranquilla, un artículo sobre la teleserie Simpson, los consejos para ser bella después de los 40, la ropa de Lady Gaga y un asalto con muerto en Bogotá”.

Samper se preguntaba si para dar gusto a sus lectores, “¿debería El Tiempo abrir más espacio a las noticias ligeras?… ¿Es la violenta realidad del país la que lleva a los lectores a escapar leyendo notas sobre romances, televisión y crímenes específicos?…”

Como a Samper, a mí las estadísticas semanales de ADN me generan unas preguntas adicionales: ¿La culpa la tenemos los periodistas por no saber presentarles a los lectores temas densos como los económicos o políticos con la misma ‘sabrosura’ que las notas judiciales? ¿Es inevitable que la mayoría siempre prefiera lo fácil especialmente en países con bajos índices de lectura y educación como Colombia? ¿Tienen los lectores doble moral al quejarse por los contenidos, pero demostrar con sus clics otra cosa?

Mientras intento encontrarles respuestas a estas preguntas y a las de Daniel Samper no olvido lo que hace poco viví: una investigación sobre el sur del Atlántico me tomó tres meses y generó 500 clics en dos semanas, mientras que dos párrafos del Harlem Shake, 1.700 clics en menos de dos horas.

Lo que sí es un hecho es que estas estadísticas podrían terminar generando un juego perverso, si es que ya no lo han generado, el periodismo basado, solamente, en el imperio (tiranía tal vez) de los clics. Y claro, si ciertas historias demuestran que son taquilleras por qué no seguir adelante con ese estilo o mejor aún para qué llevarles la contraria a los lectores.

¡Cosas del periodismo!

2 Comments

  1. El problema no es que los consumidores patrocinen el morbo y el amarillismo, sino que, por ética, el periodismo latinoamericano en general debe dejar de publicar esta clase de notas. La razón por lo que lo hace es porque el morbo vende, no porque el morbo sea periodísticamente correcto. En cualquier país de lo que llamamos “Primer Mundo”, (Estados Unidos, Canadá y los de Europa y Oceania), los diarios no tienen lo que en México llamamos “pagina roja” (en realidad toda una sección de varias páginas con lo más sangriento y amarillista). Esta práctica en esos países ha ayudado a que los lectores también exijan un mejor periodismo en todos los sentidos, apegado a los cánones básicos del verdadero periodismo: la veracidad, la objetividad y la imparcialidad. Tú deberías empezar esa tendencia excluyendo esos temas.

    Responder

    1. Comparto lo que dices, menos la última parte: como la situación sigue siendo una realidad, nos guste o no, en países como Colombia es cada vez más frecuente que la gente prefiera leer los contenidos ligeros, pese a que los medios también les ofrezcan contenidos ‘densos’. Por tanto la solución no comenzará dejando de lado análisis de este tipo.

      Gracias por leer.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s