Design Thinking

Recursos para aplicar la metodología de design thinking a tus proyectos (Parte II)

Por: @kpdelahoz, estrategia digital en Fundación Gabo / Docente de ‘Nuevas tecnologías’ en la Universidad de Cartagena.

Liberatory Design Cardsse trata de una adaptación al proceso de design thinking que busca que aquellos que implementan esta metodología en entornos educativos sean más conscientes del impacto de sus propias creencias y prejuicios en su relación con sus usuarios y durante todo el proceso diseño.

Esta adaptación agrega dos nuevos modos de diseño, NOTICE + REFLECT, al pensamiento de diseño hexagonal existente: Empatizar, Definir, Idear, Prototipar y Testear. 

La herramienta fue desarrollada por el Laboratorio K12 del d.school de la Universidad de Stanford en colaboración con el National Equity Project, de Estados Unidos.

Puedes encontrar más recursos para repensar la educación usando metodologías de design thinking en designschoolx.org.

¿Por qué este post?
En mayo de 2020 Angélica Cuevas y yo ganamos una grant de ICJF para exbecarios del programa a A Digital Path to Entrepreneurship and Innovation for Latin America. Gracias a esa grant realizamos ‘Design Thinking: un taller práctico para periodistas’, dirigido a 20 periodistas de América Latina y conducido por Leticia Britos, profesora adjunta en el Instituto de Diseño Hasso Plattner (d.school) de la Universidad de Stanford (EE.UU).  

Lo que ves en este post es trabajo en construcción de la guía de recursos sobre design thinking que Angélica y yo estamos compilando y que pondremos a disposición de los asistentes al taller y de todos los interesados en el tema. Te invito a dejar tus comentarios e ideas. 

Recursos para aplicar la metodología de design thinking a tus proyectos (Parte I)

Por: @kpdelahoz, estrategia digital en Fundación Gabo / Docente de ‘Nuevas tecnologías’ en la Universidad de Cartagena.

Design Thinking Bootleg: esta guía, creada por el d.school de la Universidad de Stanford, va más allá de la definición de las etapas clásicas del proceso de design thinking (empatizar, definir, idear, prototipar y testear). Es una auténtica caja de herramientas con múltiples métodos que puedes aplicar fácilmente para abordar cualquier tipo de proyecto.

Los recursos del d.school responden a la visión de que el pensamiento de diseño está más relacionado con adquirir habilidades (ver librería de la ambigüedad) y usarlas de acuerdo a las circunstancias que con seguir estrictamente un proceso preestablecido. Carissa Carter, directora de Teaching and Learning en Stanford d.school, desarrolla esta idea en el artículo ‘Let’s stop talking about THE design process’.

Design Thinking Bootleg está disponible inglés, una versión anterior de este recurso está disponible en español.

Más recursos para introducirse en esta metodología: 

¿Por qué este post?
En mayo de 2020 Angélica Cuevas y yo ganamos una grant de ICJF para exbecarios del programa a A Digital Path to Entrepreneurship and Innovation for Latin America. Gracias a esa grant realizamos ‘Design Thinking: un taller práctico para periodistas’, dirigido a 20 periodistas de América Latina y conducido por Leticia Britos, profesora adjunta en el Instituto de Diseño Hasso Plattner (d.school) de la Universidad de Stanford (EE.UU).  

Lo que ves en este post es trabajo en construcción de la guía de recursos sobre design thinking que Angélica y yo estamos compilando y que pondremos a disposición de los asistentes al taller y de todos los interesados en el tema. Te invito a dejar tus comentarios e ideas. 

Resultado de compartir un enlace diario con mis estudiantes durante la cuarentena

Por: @kpdelahoz, directora de Comunicaciones de la Fundación Gabo / Docente de cátedra de la Universidad de Cartagena.

En marzo de 2020, cuando la pandemia por coronavirus nos sacó de las aulas de clase presenciales y nos envió a internet a buscar formas y formatos para seguir enseñando y aprendiendo, incorporé a mi cátedra de Nuevas tecnologías una sección llamada Enlace del día. 

Durante 139 días, compartí con mis estudiantes de la Universidad de Cartagena referentes de periodismo en tiempos de pandemia, usos innovadores de narrativas y plataformas, apuestas de diferentes organizaciones para generar valor a su público, contenido para reírse, divertirse o pasar el tiempo libre.  

Hay de todo: podcasts, columnas, especiales multimedia, juegos, videos, cuentas de Instagram, cursos en línea, seminarios web, funciones de circo, meditaciones y mandalas. 

Puedes consultar aquí la lista de Recursos diarios durante la cuarentena

También te puede interesar:
‘Nueva normalidad’: lenguaje no verbal y clases sincrónicas.

‘Nueva normalidad’: lenguaje no verbal y clases sincrónicas

Por: @kpdelahoz

Cuando la pandemia por coronavirus me llevó de un encuentro semanal en un salón de clases con mis estudiantes universitarios a un encuentro sincrónico, también semanal, a través de Google Meet, no vi venir el que considero fue el reto grande del semestre que acaba de concluir: la falta de signos no verbales.

Mis estudiantes, salvo contadas y esporádicas excepciones, no prendían sus cámaras; las primeras semanas pensé que yo era el problema y que debía motivarlos a que lo hicieran, luego concluí que si no lo hacían era porque no querían; finalmente, decidí que no podía ser blanco o negro y empecé a buscar los grises.

Googleé y busqué en Twitter, hablé con colegas y les pregunté a mis estudiantes; identifiqué tres ‘ladrones’ del lenguaje no verbal en las clases sincrónicas a través de videollamadas:

Protección del yo digital: las representaciones digitales tienen poco de espontaneidad. Repetimos una foto hasta que queda perfecta para subirla a Instagram. Eliminamos una nota de voz y la volvemos a grabar hasta que estamos cómodos con el resultado final. El video sincrónico nos da poca posibilidad de esa edición de nosotros mismos a la que estamos acostumbrados en la vida digital. En cambio, nos obliga a lucir como queremos ser percibidos y a permanecer así por largos periodos de tiempo. Esto puede ser agotador, resultar incómodo e implicar más trabajo del que estamos dispuestos a asumir en cuarentena.

Miedo al ridículo: nadie quiere ser protagonista de un hecho cómico o bochornoso que lo haga el centro de atención de la clase. Las probabilidades de que esto suceda aumentan en una casa llena de personas que continuan sus rutinas mientras las clases se desarrollan.

Deseo de preservar la condición de igualdad: El salón de clases físico iguala a todos los estudiantes: mismo mobiliario, misma ventilación, misma iluminación, mismas condiciones de conexión. La casa deja al descubierto diferencias sociales y económicas que no suelen exponerse en un aula.

Identificar estos tres ‘ladrones’ me ayudó a estar en paz conmigo misma y con mis estudiantes. Ante la complejidad de abordar los problemas de fondo, ahora busco las pistas que antes me daba el leguaje no verbal en el chat que se activa durante las clases sincrónicas, en la frecuencia de las intervenciones en voz, en el tipo de preguntas que recibo en clase y en las que me llegan a través de mensajes directos en el transcurso de la semana.

No es un sistema ideal, solo funciona para leer a quiénes se involucran de alguna forma y para identificar a quienes no lo hacen en absoluto. Sin embargo, fue lo máximo que logré en 5 meses de cuarentena. Si alguien tiene otras ideas, estaré feliz de escucharlas.

P.D. Otro debate más serio, con más tela por cortar y que tomará fuerza cuando tengamos las cifras de deserción universitaria para segundo semestre de 2020, es el rol de la educación superior en un mundo post pandemia y en el que los MOOCs parece que empiezan a ocupar el lugar de la educación técnica.

También debemos empezar a hablar en serio de desigualdad tecnológica.

Todo parece indicar que las cámaras apagadas son el menor de nuestros problemas.

Usos de documentos y hojas de cálculo de Google que puedes explorar en tu organización

Por: @kpdelahoz

Desde hace un tiempo vengo siguiendo con mucho interés el uso de documentos y hojas de cálculo de Google para curar, agrupar y compartir conocimiento.

A continuación, te comparto una compilación de casos que he identificado y que encuentro útiles en mi trabajo como directora de comunicaciones de la Fundación Gabo y como docente de periodismo. Si conoces usos similares, te invito compartirlos conmigo en Twitter:

Recursos sobre periodismo emprendedor: una biblia de recursos sobre engagement, podcasts, newsletters, financiación y mucho más. Utiliza un documento de Google y navegación por etiquetas. Autor: Jeremmy Caplan.

Not a Newsletter: una entrega mensual, a través de un documento de Google, con la más destacado en el mundo de la creación, administración y medición del impacto de un newsletter. Autor: Dan Oshinsky.

Recursos de verificación e investigaciones digitales: complementos y herramientas esenciales para el trabajo de investigación en línea. Autor: Craig Silverman.

‘Fiebre por la cabina’: un proyecto que reúne películas y videos experimentales organizados por temáticas en una hoja de calculo de Google.

Recursos para periodistas europeos durante la crisis de COVID-19: una hoja de cálculo que usa filtros para facilitar la búsqueda por temas, categorías y organizaciones que ofrecen recursos para periodistas. Autor: European Journalism Centre.

Journo Bots – Herramientas, API, bibliotecas y producción multimedia: una hoja de cálculo con navegación pestañas.

Diarios de cuarentena del equipo de The New York Times: sugerencias, listas, distracciones y diarios de cuarentena de reporteros, críticos y editores del diario.
Cómo estoy gastando mi tiempo libre, energía y dinero, por @jennydeluxe.
Lo que estoy viendo, leyendo y con lo que me obsesiono, por @TinaJordanNYT.

Guías y plantillas para usar en la redacción:
30 medidas de diversidad, equidad e inclusión que cualquier sala de redacción puede tomar, por @heoj.
Guía para crear el plan de identidad de un newsletter, por el equipo de NPR Training.

Mi incursión en el formato:
Coronavirus, tecnología, tecnológicas, hábitos de consumo y periodismo innovador.

Cobertura del coronavirus

Preguntas para repensar la cobertura de la pandemia en medios locales

Por: @kpdelahoz, directora de comunicaciones de la Fundación Gabo.

Navegando la agenda del 21º Simposio Internacional de Periodismo Online (ISOJ) llegué al sitio web de The Center for Media Engagement, y allí me enganché con una investigación titulada ‘Cubriendo el coronavirus: cómo están cambiando las necesidades de la audiencia y cómo se compara la cobertura de la redacción’. 

Las preguntas que guiaron esa investigación pueden ser un insumo valioso para periodistas y editores de medios locales que buscan reorientar sus coberturas y responder a las necesidades de sus lectores.  A continuación traduzco el formulario (hice adaptaciones y agregué algunas preguntas y ejemplos). 

La escucha directa de las audiencias, pequeños grupos focales, el análisis de métricas de consumo web y herramientas como la búsqueda avanzada de Twitter y Google Trends pueden ayudar a los periodistas a organizar la siguiente lista por prioridades. Sin más preámbulos, este es el cuestionario:

A partir de hoy, cuán importante es para ti que las organizaciones de noticias locales compartan información sobre:

  • El número de personas en tu barrio, ciudad y/o departamento que dan positivo por coronavirus
  • El número de muertes por coronavirus en tu barrio, ciudad y/o departamento
  • Qué hacer si tienes síntomas de coronavirus
  • Canales de atención de tu prestador de salud para consultas relacionadas con coronavirus 
  • Canales de atención de tu prestador de salud para tratar consultas no relacionadas con coronavirus
  • Pruebas de coronavirus, cómo hacerse la prueba, quién puede hacerse la prueba y disponibilidad de pruebas en tu ciudad.
  • Estudios de caso de personas en tu barrio, ciudad y/o departamento que contrajeron coronavirus
  • Proyecciones sobre futuros casos de coronarias en tu barrio, ciudad o departamento
  • ¿Cuál es la ocupación de los hospitales en tu ciudad y/o departamento?
  • ¿Cuál es la disponibilidad de camas de UCI en tu ciudad y/o departamento?
  • ¿Cuáles son las demandas del personal de salud que está atendiendo la pandemia? ¿Están siendo escuchadas?
  • Trámites funerarios, qué determinan los prótocolos, quién asume los costos, qué está pasando con las pólizas exequiales  
  • ¿Qué están haciendo las escuelas y universidades de tu ciudad y/o departamento en respuesta al coronavirus?
  • ¿Qué están haciendo los supermercados de tu ciudad en respuesta?
  • ¿Qué están haciendo los restaurantes y bares tu ciudad  en respuesta?
  • ¿Qué están haciendo otros tipos de empresas locales en respuesta?
  • Recomendaciones para hacer frente a nuevas actividades como la educación en el hogar y el trabajo desde casa 
  • Historias de cómo las personas se apoyan emocionalmente durante la pandemia
  • Recursos para sobrellevar el estrés y la ansiedad
  • Oferta cultural disponible durante la pandemia
  • Ayudas disponibles para personas en mayor riesgo (por ejemplo, personas sin hogar, personas que perdieron sus fuentes de ingreso, personas que dan positivo y que no tienen condiciones para guardar una cuarentena)
  • Planes de ayuda locales para personas en situación de abuso o maltrato. 
  • Información errónea sobre la pandemia que circula en tu barrio, ciudad y/o departamento.
  • ¿Cómo ayudar a las personas de tu barrio afectadas por el coronavirus?
  • ¿Qué grupos locales son los más afectados por el coronavirus? 
  • ¿Qué está haciendo el gobierno local en respuesta?
  • ¿Cuáles son las restricciones vigentes a nivel local?
  • ¿Cuándo y cómo se levantarán las restricciones locales?
  • Casos de corrupción local en el manejo de recursos relacionados con la pandemia
  • Eventos en tu barrio, ciudad y/o departamento que se cancelan
  • ¿Cómo el coronavirus está afectando su economía local?
  • Delitos locales relacionados con el coronavirus 
  • Efectos económicos locales. 
  • Proyecciones sobre el futuro económico de tu ciudad y/o departamento